Un recurso presentado por:

Globalmente, el 98% de los cristianos ni tienen la visión ni están preparados para la misión en un 95% de su vida activa. Pero, imagina lo que podría pasar si lo estuvieran…

Un libro en el que Mark Greene describe el desafío más grande que enfrenta la iglesia hoy… y qué podemos hacer al respecto.

Lee un breve extracto de "El gran abismo" aquí…

Introducción

John Stott dijo una vez, ‘No podemos echar la culpa a la carne de que se pudra. El pudrirse está en su naturaleza. Pero sí que se puede culpar a la sal por no estar ahí cumpliendo su cometido.’

¿Es la propia iglesia la que está poniendo barreras al evangelio? ¿Está la labor de difusión del evangelio fracasando no tanto por la validez de las ideas erróneas externas a ella, como por la fuerza de las nociones equivocadas que los propios cristianos tenemos dentro de la iglesia?

Lo cierto del caso es que todo ello, en su conjunto, está dando lugar a lo que podríamos resumir con una triple SSS – una drástica separación entre lo sagrado y lo secular –el convencimiento de que la vida se parece a una naranja, fragmentada en gajos independientes, y no una manzana, todo integrado en una pulpa indivisible. Que, como naranja, dedicamos algunos segmentos a Dios –la oración, la iglesia, los cultos, las actividades –pero que otros nada tienen que ver con ello –el trabajo, la escuela, la universidad, los deportes, las artes, la música, el descanso, las horas de sueño, las aficiones. La SSS es como un virus. Afecta a la iglesia en profundidad y de múltiples maneras.

La raíz del problema está en una idea equivocada respecto a Dios. El antídoto es una comprensión renovada del verdadero carácter y propósitos de Dios en Cristo, y la constancia en la aplicación de esa comprensión a todas las áreas de la vida cristiana.

GBU · C/ Alts Forns, sót.1ª - 08038 Barcelona · 93 432 25 23 · [email protected] · www.gbu-es.org